Archivo de la etiqueta: Trajes del Altoaragón

Trajes del Altoaragón. Indumentaria Tradicional

Buenos días Laurentinos !!!

Hoy es un día especial para todos los oscenses y por eso queremos destacar a una “it” muy especial; “La indumentaria tradicional aragonesa” ,  la que vestían las clases populares de Aragón entre finales del siglo XVIII y principios del siglo XX, no entiende de modas ni de tendencias propiamente dichas que vengan marcadas por la época del año o por que determinados diseñadores o industriales del mundo de la moda así lo  establezcan.

Sin embargo, justo es decir que en Huesca y en su provincia, y cada vez más en el resto del territorio aragonés, sentimos predilección por la forma de vestir de nuestros valles pirenaicos los que solemos denominar trajes del Altoaragón y a los cuales me gusta definir como tesoros únicos de nuestra tierra.

En las fiestas de San Lorenzo es habitual ver como oscenses e incluso gentes venidas de pueblos vecinos lucen de manera numerosa y con orgullo estos trajes pirenaicos, siendo más habitual la presencia de éstos en la Ofrenda de flores y frutos del día 15.

Numerosos y extensos de analizar son los factores que dieron lugar a que la indumentaria de la gente del Pirineo fuera propia por no decir exclusiva de los mismos (orografía, clima, economía de subsistencia, religión, supersticiones…), presentando en muchos casos más similitudes con la indumentaria de los pueblos del sur de Francia u otras provincias colindantes, que con el resto de Aragón.

Ansó, Echo, Jasa, Serrablo-Tena, Bielsa, Chistau, Ribagorza…. y la zona del Bajo Cinca son territorios con personalidad propia en su indumentaria, los que sin duda han favorecido a que los aragoneses tengamos una gran riqueza y variedad en la forma de vestir tradicional, alejando de esta manera el pensamiento de un traje regional único para nuestra región.

Hoy, desde Tendencias al aire vamos a hacer nuestro pequeño homenaje a la indumentaria de nuestros valles dando unos breves pinceladas de la misma….

En Ansó la religiosidad y las supersticiones estaban muy magnificadas, existiendo trajes diferentes para cada una de las ceremonias religiosas así como la presencia en los mismos de objetos protectores y religiosos.

En el traje de Bautizá o Cristianá se les ponía a los pequeños de la casa un libro a modo de adorno que representaba los Evangelios; para la confirmación en el traje de Periquillo prendían de la faxa, las denominadas pastas, amuletos de carácter religioso con imágenes de santos, pasajes de los Evangelios y escapularios en forma de órganos vitales.

Traje de faena, de cristianar y de periquillo de Ansó

Traje de faena, de cristianar y de periquillo de Ansó

En las ceremonias religiosas las ansotanas ya adultas lucían en el hombro, sujeto al tirante de la basquiña o del saigüelo, el escupalario, que ya portaban diariamente, con una imagen religiosa adornada con motivos y materiales diversos.

Además en los trajes de novia, tornaboda o novia de calle y cofradía, adornaban su pecho con una escarapela formada por cintas de seda de colores. Reposando sobre la misma prendían de su cuello un conjunto de joyas religiosas denominado as platas, el cual estaba formado por dos Vírgenes del Pilar, un crucifijo y un relicario. Con esto, además de buscar protección se incrementaba la belleza de la indumentaria ansotana, más aún si cabe.

Escapulario y Escarapela con “a plata” de Ansó

De la indumentaria de las chesas, la que lucían las mujeres del Valle de Echo, la camisa blanca era uno de los elementos que mayor personalidad y elegancia daba a su atuendo, la cual estaba confeccionada con un cuerpo de hilo o de lino mientras que la faldilla solía ser de materiales más sufridos como la estopa.

El cuello de gorguera, el plisado y rizado de mangas blancas resaltaban sobre el resto del conjunto de color verde formado por la saya interior y la basquiña, siendo esta última recogida en la cintura por la parte de atrás formando la característica mariposa, la cual dejaba a la vista el haldar rojo que ribeteaba a está por su parte interior.

 

Cuello de "gorguera" y mariposa de Echo
Cuello de “gorguera” y mariposa de Echo

La localidad de Jasa se siente identificada con su traje femenino el cual presenta similitudes en su atuendo con las chesas como son los cuellos de gorguera. Éste sirvió de fuente de inspiración para la realización de diferentes estampas, las cuales han dado lugar con el paso de tiempo a diferentes versiones del traje.

JASA. Traje regional

Estampa de Jasa

En la parte central de nuestro Pirineo se encuentra el Serrablo y el valle de Tena, donde el uso de basquiñas desaparece dejando protagonismo a las faldas de lana de gran colorido. Éstas se adornaban con dibujos florares y/o geométricos bien bordados o realizados mediante el uso de aplicaciones. Con jubones cubrían el tronco y encima de éstos bonitos pañuelo de lana de merino y/o con mantones de seda.

 

Traje regional aragonés Tena

Faldas de lana coloridas y trabajadas de Tena y Serrablo

De la forma de vestir de las mujeres de los valles de Bielsa y Chistau es muy difícil destacar un elemento o prenda de su indumentaria femenina, ya que el encanto de la misma lo aportaba el conjunto de las éstas.

Nombrar solo sus faldas plisadas no sería justo, ya que los pañuelos de lana con motivos vegetales con los que cubrían el torso así con los que protegían su cabello, sus cintas de seda, los delantales bordados, las joyas, las abarcas con abarqueras….. son parte de la identidad de estos valles, en los cuales, su indumentaria permanece viva gracias al empeño y al tesón de mujeres.

Chistau. Traje regional aragones

Pañuelos y cintas de Chistau

En la Ribagorza elementos como los zuecos, el caputxo, y sus recios jubones nos dan idea del extremo de su territorio así como de su clima. Tocas y pañuelos para cubrirse la cabeza y a amplios delantales definen una indumentaria femenina de la que se podría decir que durante un gran periodo de tiempo pasó desapercibida, situación ésta que ha ido cambiando gracias al empeño de sus gentes.

En la tierra llana, la forma de vestir era muy similar de unos pueblos a otros, debido principalmente a una mejora de las comunicaciones, lo que facilitaba la salida y entrada de la gentes de los pueblos y ciudades con más facilidad.

Trajes de fiesta y de faena, con una base común: ropa interior, saya exterior y camisa interior, y variables como jubones, justillos, chambras así como faldas de seda o de algodón estampado, con o sin delantal. Sobre el torso pañuelos y mantones de diversas calidades (algodón, lana, seda, damascos, isabelinos…). La combinación de ellos al igual que el el uso de determinados aderezos (joyas, zapatillas, zapatos…) daban lugar a la indumentaria adecuada para cada momento o acontecimiento.

 

Trajes de "faldetes" y de ceremonia. Peinado picaporte de Fraga
Trajes de “faldetes” y de ceremonia. Peinado picaporte de Fraga

Destacar, la indumentaria del Bajo Cinca, conservada de manera muy especial en la localidad de Fraga donde lo más característico de su forma de vestir era la superposición de faldas o faldetes apoyadas sobre el coixinet, que junto con los lindos pañuelos y ricos mantones así como sus peinados (picaporte y rosca) y joyas, fueron fuente de inspiración de pintores como  Miquel Viladrich.

Como puedes observar esta “it” da para muchas palabras… si quieres saber algo más puedes visitar mi facebook de A faldriquera, nos leemos!!!

Felices Fiestas Oscenses , Viva San Lorenzo!!!!

María Ángel Buesa Pueyo

A faldriquera