Archivo de la etiqueta: religión

Turismo religioso

Siempre van bien unos días de cultura, fiesta y relajación y aprovechando que estamos ya en Semana Santa, vamos a hablar un poco de este tema.

La Semana Santa en España se celebra con la salida a la calle de procesiones organizadas por hermandades o cofradías. Las manifestaciones de fe están influidas por la tradición, que a su vez está vinculada con las costumbres de cada pueblo.

La Semana Santa coincide con la última semana de Cuaresma del calendario católico. Está situada entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Resurrección.

Es un buen momento para hacer turismo religioso, ya que muchas poblaciones están reconocidas como de “Interés turístico internacional” e “Interés turístico Nacional”.

Interés turístico Internacional

La Semana Santa de Zamora es la primera y única en ser declarada Bien de Interés Cultural y además, es la única que se encuentra en la lista de candidatas a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Pero hay muchas otras que tienen este reconocimiento por toda la geografía española como pueden ser Sevilla, León, Toledo, Zaragoza, Ávila…  La última en estar reconocida en el año 2018 ha sido la población extremeña de Mérida.

Interés turístico Nacional

También muchas otras poblaciones están reconocidas como de “Interés turístico Nacional”, cerca nuestro podemos disfrutar de la Semana Santa de Teruel y más cerca todavía de la de Barbastro. Este reconocimiento es otorgado por la Secretaría de Estado de Turismo del Gobierno de España.

Fuera de nuestras fronteras, también hay países que celebran la Semana Santa.

Muy parecida a la de España está la de Italia, se desarrolla durante los mismos días y cabe destacar sobre todo las celebradas en Roma, Florencia y Nápoles.

México también lo vive con mucho sentimiento engalanado las calles y balcones con coloridas flores y banderas. Se preparan altares en las casas y la fruta, helados y refrescos son elementos claves de la celebración.

En Estados Unidos poco tiene que ver con actos religiosos, sobre todo lo celebran la comunidad hispanoparlante. Lo más popular son los el conejo y los huevos de Pascua.

¿Estás de viaje? Ya me contarás a la vuelta…

 

¡A disfrutar!

La indumentaria tradicional y la religión – Semana Santa

La indumentaria tradicional y la religión

Estamos en época de Cuaresma, preludio de la Semana Santa, donde las connotaciones religiosas alcanzan en la sociedad actual su máximo esplendor, en contra de lo que ocurría en antaño, donde la religión estaba muy presente en el día a día de las gentes, condicionando creencias, hábitos, vestimenta e incluso alimentación.

Esta importancia de la religión en la sociedad tradicional quedaba muy patente en la cantidad de elementos y adornos con connotaciones religiosas que encontramos en la forma del vestir de nuestros valles pirenaicos, donde las gentes eran muy religiosas y muy supersticiosas, hecho éste que se magnificó de una manera muy importante debido a la orografía de dichos valles, lo que dificultaba la comunicaciones con el resto del territorio y ese “aislamiento” de sus habitantes.

La mayoría de los elementos religiosos que encontramos en indumentaria tradicional suelen ir vinculados a la indumentaria femenina y en la de la primera infancia.

En la primera etapa de la vida de los niñ@s la protección era algo de vital importancia ya que en antaño existía una elevada mortalidad infantil. Para ello se les colocaban en la cintura rastras o cinturones de bautizar de los cuales prendían amuletos, relicarios, evangelios o figuras, buscando proteger así a los niños pequeños contra enfermedades y cualquier tipo de desgracia que pudiera ser producida por el mal de ojo.

En el vestir femenino se buscaba principalmente la protección divina luciendo sobre del torso de la mujer elementos como vírgenes y/o cristos así como relicarios (joyas en cuyo interior solían llevar alguna imagen religiosa o reliquia).

En el vestir de la mujer ansotana estas joyas estaban muy presentes en la denominada plata que lucían en los denominados trajes de tornaboda y de cofradía, la cual estaba formada por dos Vírgenes del Pilar, un Cristo, y un relicario, los cuales prendían del cuello y reposaban sobra el conjunto de cintas de seda que formaban la escarapela. Las chesas lucían estos elementos en la denominada carraza la cual constaba de un Cristo, una Virgen del Pilar y de un relicario, recogidos todos con una cinta de seda.

Destacar como un elemento religioso muy extendido en toda la península el escapulario confeccionado por las mismas mujeres y los cuales eran imágenes religiosas bordadas, pintadas o aplicadas a una tela, que eran  adornadas de manera magistral con  sedas y abalorios, para posteriormente unirlos a cintas para poder así  llevarlos prendidos del cuello o del hombro, siendo este caso muy habitual en el vestir de las mujeres ansotanas.

 

María Ángel Buesa Pueyo – A faldriquera

https://es-es.facebook.com/afaldriquera