Archivo de la etiqueta: protección

Disfruta del verano y del sol protegiendo tu piel y la de los tuyos

Disfruta del verano y del sol protegiendo tu piel y la de los tuyos

Con la llegada del verano surgen muchas dudas sobre qué es mejor o peor a la hora de exponer al sol nuestra piel o la de nuestros hijos. Existen muchos mitos sobre fotoprotección que hoy con este post pretendemos  resolver.

Si uso un fotoprotector no me broncearé. FALSO. Si no lo usamos la piel no se bronceará sino que se quemará. Usándolo obtendremos un bronceado progresivo y más duradero evitando los efectos nocivos del sol.

Cualquier fotoprotector es seguro y eficaz. FALSO. Para cumplir ambos requisitos un fotoprotector tiene que protegernos tanto frente a las radiaciones ultravioleta B (UVB) como a  las radiaciones ultravioleta A (UVA) que están presentes todo el año y son las responsables de los efectos perjudiciales a largo plazo como el envejecimiento prematuro y el cáncer de piel. Siempre debemos buscar en el envase de la crema solar, además del número al que estamos acostumbrados (20, 30, 50+…) el símbolo UVA rodeado de un círculo que es el indicador de que estamos bien protegidos frente a esta radiación.

Si está nublado  no es necesario usar crema solar. FALSO. La radiación solar, sobre todo la UVA atraviesa la nubosidad.

Los fotoprotectores no caducan y los puedo usar el verano siguiente. FALSO. Una vez abierto el envase, debemos fijarnos en el símbolo PAO, es un dibujo de un tarro abierto, dentro pone 6M (6 meses) o 12M (12 meses). Esto significa que la crema mantendrá sus propiedades durante los meses indicados y no después.

Si un fotoprotector es resistente al agua puedo no reaplicarlo aunque me bañe muchas veces. FALSO.

Un fotoprotector “water resistant” mantiene su capacidad protectora tras 40 minutos de inmersión en agua y uno “waterproof” tras 80  en condiciones de estudio. Hay que tener en cuenta que el sudor, el roce con las toallas, la arena de la playa…hacen que se vaya perdiendo producto. Por ello, hay que reaplicar la crema solar cada dos horas.

Hay que exponer a los bebés al sol directo sin fotoprotectores para que sinteticen la vitamina D. FALSO. A los niños menores de un año no se les debe exponer al sol de manera directa. Para la exposición indirecta se deben utilizar fórmulas que contengan únicamente filtros físicos o minerales (reflejan la radiación sin absorberla). Está demostrado que los fotoprotectores no interfieren en la síntesis de vitamina D.

Sirve el mismo fotoprotector para un niño que para un adulto. FALSO. La piel de los niños es más fina, su sistema inmunitario es inmaduro y sus melanocitos (células encargadas de sintetizar melanina para defenderse de la radiación solar) son deficitarios. Los niños deben de utilizar fórmulas pediátricas, con FPS 50+, hidratantes, con filtros adecuados a su tipo de piel y resistentes al agua. La piel “tiene memoria” y las exposiciones al sol de manera incorrecta en los primeros años de vida aumentan considerablemente el riesgo de sufrir un cáncer de piel en la edad adulta.

Sólo es importante usar fotoprotectores en verano. FALSO. Las radiaciones UV están presentes todo el año, sobre todo las UVA que son las que llegan a capas más profundas de la piel.

Las cabinas de rayos UVA preparan nuestra piel para el verano. FALSO. Las radiaciones UVA de estas máquinas son igual de perjudiciales para nuestra piel.

Si aplicamos repelente de mosquitos no podemos ponernos crema solar. FALSO. Siempre se aplica la crema solar primero, y pasada media hora que ya está absorbida se puede aplicar el repelente de mosquitos.

Sabiendo todo esto… ¡disfruta del verano y del sol protegiendo tu piel y la de los tuyos!

Rebeca Cebrián Borau – Farmacéutica adjunta- specialista en dermofarmacia – Vocal dermofarmacia COF Huesca.

Farmacia Marro – Marrosalud

www.marrosalud.com

la protección no está reñida con la moda

Protege la vista de los rayos UV

Las gafas de sol se han convertido en un complemento de moda que nos acompaña todo el año, durante las cuatro estaciones. Miles de diseños, marcas y colores aportan personalidad y actúan como protectores de la vista. Porque esa es su principal función: proteger nuestros ojos de los efectos de los rayos de Sol. Pero ¿sabemos realmente cómo nos afectan los famosos UV?

Los cristales y la moda

 La energía UV afecta a nuestros ojos y sus efectos son acumulativos y permanentes, y pueden causar desde leves lesiones hasta ceguera. Por ello, los cristales de nuestras gafas de sol son los indicados para protegernos durante todo el año. El color y la opacidad de las lentes marcan tendencia, pero esa no es su función principal, sino que evitan el paso de los UV dependiendo de sus características.

Un buen ejemplo es la moda de los cristales de espejo. Son tendencia, pero además ofrecen una protección superior al representar una barrera a la incidencia de los rayos solares.

Del mismo modo está sucediendo con los polarizados, que también están de moda gracias a su protección, ya que minimizan los deslumbramientos gracias al tratamiento especial al que son sometidos por lo que son muy recomendables para conducir, especialmente después de haber llovido o con nieve, ya que son los momentos en los que el reflejo de la luz en el asfalto es más molesto.

Además de las tendencias, también influyen los gustos propios a la hora de comprar gafas de sol. Hay quienes prefieren los cristales más opacos y quienes optan por los más transparentes, y en esa elección también estamos condicionando la protección. Las gafas con filtro 0 son más transparentes, dejan pasar entre el 80 y el 100% de la luz y están indicadas para días nublados. La gama de filtros está clasificada del 0 al 4, siendo cada vez más opacos, hasta llegar al filtro 4, que deja pasar entre el 3 y el 8% de la luz.

En definitiva, la protección no está reñida con la moda. Elige tus gafas más adecuadas y no pierdas tu lado más “chic” mientras cuidas tu vista.

 

 

 

 

Paco Barreña

http://opticabarreña.es/

https://es-la.facebook.com/Optica-Barre%C3%B1a-291749801175450/

@optica-Barrena