Archivo de la etiqueta: mujer

La indumentaria tradicional y la religión – Semana Santa

La indumentaria tradicional y la religión

Estamos en época de Cuaresma, preludio de la Semana Santa, donde las connotaciones religiosas alcanzan en la sociedad actual su máximo esplendor, en contra de lo que ocurría en antaño, donde la religión estaba muy presente en el día a día de las gentes, condicionando creencias, hábitos, vestimenta e incluso alimentación.

Esta importancia de la religión en la sociedad tradicional quedaba muy patente en la cantidad de elementos y adornos con connotaciones religiosas que encontramos en la forma del vestir de nuestros valles pirenaicos, donde las gentes eran muy religiosas y muy supersticiosas, hecho éste que se magnificó de una manera muy importante debido a la orografía de dichos valles, lo que dificultaba la comunicaciones con el resto del territorio y ese “aislamiento” de sus habitantes.

La mayoría de los elementos religiosos que encontramos en indumentaria tradicional suelen ir vinculados a la indumentaria femenina y en la de la primera infancia.

En la primera etapa de la vida de los niñ@s la protección era algo de vital importancia ya que en antaño existía una elevada mortalidad infantil. Para ello se les colocaban en la cintura rastras o cinturones de bautizar de los cuales prendían amuletos, relicarios, evangelios o figuras, buscando proteger así a los niños pequeños contra enfermedades y cualquier tipo de desgracia que pudiera ser producida por el mal de ojo.

En el vestir femenino se buscaba principalmente la protección divina luciendo sobre del torso de la mujer elementos como vírgenes y/o cristos así como relicarios (joyas en cuyo interior solían llevar alguna imagen religiosa o reliquia).

En el vestir de la mujer ansotana estas joyas estaban muy presentes en la denominada plata que lucían en los denominados trajes de tornaboda y de cofradía, la cual estaba formada por dos Vírgenes del Pilar, un Cristo, y un relicario, los cuales prendían del cuello y reposaban sobra el conjunto de cintas de seda que formaban la escarapela. Las chesas lucían estos elementos en la denominada carraza la cual constaba de un Cristo, una Virgen del Pilar y de un relicario, recogidos todos con una cinta de seda.

Destacar como un elemento religioso muy extendido en toda la península el escapulario confeccionado por las mismas mujeres y los cuales eran imágenes religiosas bordadas, pintadas o aplicadas a una tela, que eran  adornadas de manera magistral con  sedas y abalorios, para posteriormente unirlos a cintas para poder así  llevarlos prendidos del cuello o del hombro, siendo este caso muy habitual en el vestir de las mujeres ansotanas.

 

María Ángel Buesa Pueyo – A faldriquera

https://es-es.facebook.com/afaldriquera

 

 

En casa de mis padres – A todas las madres y padres del planeta.

    En casa de mis padres

 A todas las madres y padres del planeta.

En casa de mis padres no había calefacción. Un último cuarto piso sin ascensor en una de esas esquinas a las que el cierzo en invierno atizaba sin descanso y el calor, en verano, derretía los sueños.

La noche del 5 de enero, la magia se apoderaba de la imaginación. Y casi podías sentir el aroma a incienso porque el oro y la mirra no sé a qué huelen. Con las orejas limpias y los oídos abiertos, intentábamos detectar un pequeño ruido delator, una pisada de camello o un estornudo inoportuno. ¿Cómo llegan los Reyes? ¿Vuelan con los camellos? ¿Cómo suben hasta el cuarto piso? ¿Caben todos en el balcón? ¿Cómo les da tiempo a repartir a todo el mundo si sólo son tres y seis si cuentas a los pajes? Me gusta el negro Baltasar.

La mañana del 6 de enero no había frío ni calor ni cierzo que valiera. Nos levantábamos igual que nos habíamos acostado: mi hermana, sonriente; mi hermano, tranquilo; y yo, ansioso. Los Reyes Magos no cambiaban las cosas pero te dejaban unas cuantas.

En el salón, que nunca se utilizaba porque era el de las visitas y el del frío, encima de una mesa ovalada, unos bultos tapados con una sábana blanca se instalaban en nuestros deseos.

Hubiera los bultos que hubiera, la ilusión siempre era la misma.

Mis padres no tenían dinero. Un mecánico de un taller de fresados de motores de tren que, cuando salía del trabajo, hacía el mantenimiento de una sala de fiestas en la que el fin de semana era el portero; y una madre que bastante tenía con aguantarme a mí y a los otros dos benditos que convivían conmigo.

La mañana del 6 de enero, por aquel entonces, el Ayuntamiento daba un vale a las empresas para que repartieran a sus trabajadores para canjear por juguetes. Hacíamos cola en el Ayuntamiento y nos daban un regalo.

A pesar de una flaca economía, nunca dejamos de tener reyes. Y ahora pienso el esfuerzo, casi sobrehumano, que debían hacer durante meses para que a nosotros se nos llenara la cara de ilusión.

Ahora, cada 6 de enero, cada día del año, pienso en personas que no pueden regalar pero comparten, en niñas y niños a los que las circunstancias o el destino han condenado a tener menos ilusión, en madres y padres que se acuestan cada noche rezando, en cualquiera de las religiones del planeta, para que, a cambio de su presente, el futuro de sus hijos se torne razonablemente llevadero.

Cada año deseo que mi hija no pierda la ilusión, disfrute la gran fortuna que tiene y no deje de actuar para conseguir el mejor regalo: un mundo mejor y más igualitario. Feliz ilusión.

José Ángel Alegre

Capycua Equipo Creativo

http://www.capycua.com/

Tendencias en bicicletas de mujer

   ¿Sabíais que existen bicicletas con diseño específico para mujer?

Diseños pensados en la mujer, es decir, en sus capacidades, características y necesidades.

Estas bicis poseen  una investigación y un estudio de las mejores opciones para ellas, con parte de su equipo de diseño e ingeniería compuesto por mujeres y con probadoras en los equipos de competición.

Hay quien piensa que son bicicletas de hombre pintadas en colores demandados por las mujeres, pero no es así. Son bicis creadas desde una hoja en blanco, con estudios de anatomía de la mujer para crear cada ángulo, cada forma y cada pieza, haciendo que el confort, el equilibrio y el manejo de la bici sean perfectos para todas las mujeres.

Estos estudios determinan las diferencias existentes entre ambos géneros, y estas diferencias llevan a la conclusión que las necesidades son diferentes, y por eso tanto el hombre como la mujer merecen tener la mejor bicicleta.

La principal medida que marca la diferencia es la relación entre el torso y la pierna. La altura no es lo más importante, sino el efecto que tiene esta medida en la manera de montar y equilibrarse la mujer en la bici. Los estudios indican que las mujeres tienden a tener torsos más cortos y piernas más largas, por esa proporción, los cuadros de hombre no son adecuados para la mujer.

Y ya sabemos que el estrés laboral, los hijos, la casa, la compra… todos son condicionantes que a las mujeres les hacen muchas veces dedicar poco tiempo para ir en bici.

Diversos estudios demuestran que recorrer 32 kilómetros todas las semanas en bicicleta puede reducir en un 50% el riesgo de desarrollar cardiopatías. También se incrementa tu capacidad pulmonar, resistencia y tu salud cardiovascular. Además, existen beneficios psicológicos de montar en bici.

 

Por eso os vamos a dar unas razones para utilizar la bicicleta cada día:

-Disfruta de los recorridos: si incluyes la bicicleta en tu rutina diaria para ir al trabajo, a la universidad u otros lugares habituales, no te quitará tiempo y harás ejercicio sin esfuerzo.

-Aumento de la energía: una vez adquirido el hábito notarás cambios físicos muy rápidamente y mejorará tu tiempo de reacción y memoria.

-Quema de calorías: pese a que lo recomendable es tener una alimentación lo más equilibrada posible, está demostrado que las personas que montan en bicicleta de forma habitual queman las calorías que consumen de más.

-Más esperanza de vida: un estudio realizado a un grupo de personas de entre 70 y 80 años demostró que quienes realizan 30 minutos al día de bicicleta viven, de media, cinco años más que quienes no llevan a cabo ninguna actividad física.

Como ves, son muchas las razones para incluir la bicicleta en tu rutina diaria, así que aprovecha las temperaturas suaves de la primavera y comienza a experimentar sus beneficios.

Y por si alguna está interesada en una bici específica para mujer, la primera y única marca que hasta el momento tiene una colección completa es LIV.

 

Carlos Calvo –  Oscabike

https://www.facebook.com/oscabike/