Archivo de la etiqueta: bronceado

Disfruta del verano y del sol protegiendo tu piel y la de los tuyos

Disfruta del verano y del sol protegiendo tu piel y la de los tuyos

Con la llegada del verano surgen muchas dudas sobre qué es mejor o peor a la hora de exponer al sol nuestra piel o la de nuestros hijos. Existen muchos mitos sobre fotoprotección que hoy con este post pretendemos  resolver.

Si uso un fotoprotector no me broncearé. FALSO. Si no lo usamos la piel no se bronceará sino que se quemará. Usándolo obtendremos un bronceado progresivo y más duradero evitando los efectos nocivos del sol.

Cualquier fotoprotector es seguro y eficaz. FALSO. Para cumplir ambos requisitos un fotoprotector tiene que protegernos tanto frente a las radiaciones ultravioleta B (UVB) como a  las radiaciones ultravioleta A (UVA) que están presentes todo el año y son las responsables de los efectos perjudiciales a largo plazo como el envejecimiento prematuro y el cáncer de piel. Siempre debemos buscar en el envase de la crema solar, además del número al que estamos acostumbrados (20, 30, 50+…) el símbolo UVA rodeado de un círculo que es el indicador de que estamos bien protegidos frente a esta radiación.

Si está nublado  no es necesario usar crema solar. FALSO. La radiación solar, sobre todo la UVA atraviesa la nubosidad.

Los fotoprotectores no caducan y los puedo usar el verano siguiente. FALSO. Una vez abierto el envase, debemos fijarnos en el símbolo PAO, es un dibujo de un tarro abierto, dentro pone 6M (6 meses) o 12M (12 meses). Esto significa que la crema mantendrá sus propiedades durante los meses indicados y no después.

Si un fotoprotector es resistente al agua puedo no reaplicarlo aunque me bañe muchas veces. FALSO.

Un fotoprotector “water resistant” mantiene su capacidad protectora tras 40 minutos de inmersión en agua y uno “waterproof” tras 80  en condiciones de estudio. Hay que tener en cuenta que el sudor, el roce con las toallas, la arena de la playa…hacen que se vaya perdiendo producto. Por ello, hay que reaplicar la crema solar cada dos horas.

Hay que exponer a los bebés al sol directo sin fotoprotectores para que sinteticen la vitamina D. FALSO. A los niños menores de un año no se les debe exponer al sol de manera directa. Para la exposición indirecta se deben utilizar fórmulas que contengan únicamente filtros físicos o minerales (reflejan la radiación sin absorberla). Está demostrado que los fotoprotectores no interfieren en la síntesis de vitamina D.

Sirve el mismo fotoprotector para un niño que para un adulto. FALSO. La piel de los niños es más fina, su sistema inmunitario es inmaduro y sus melanocitos (células encargadas de sintetizar melanina para defenderse de la radiación solar) son deficitarios. Los niños deben de utilizar fórmulas pediátricas, con FPS 50+, hidratantes, con filtros adecuados a su tipo de piel y resistentes al agua. La piel “tiene memoria” y las exposiciones al sol de manera incorrecta en los primeros años de vida aumentan considerablemente el riesgo de sufrir un cáncer de piel en la edad adulta.

Sólo es importante usar fotoprotectores en verano. FALSO. Las radiaciones UV están presentes todo el año, sobre todo las UVA que son las que llegan a capas más profundas de la piel.

Las cabinas de rayos UVA preparan nuestra piel para el verano. FALSO. Las radiaciones UVA de estas máquinas son igual de perjudiciales para nuestra piel.

Si aplicamos repelente de mosquitos no podemos ponernos crema solar. FALSO. Siempre se aplica la crema solar primero, y pasada media hora que ya está absorbida se puede aplicar el repelente de mosquitos.

Sabiendo todo esto… ¡disfruta del verano y del sol protegiendo tu piel y la de los tuyos!

Rebeca Cebrián Borau – Farmacéutica adjunta- specialista en dermofarmacia – Vocal dermofarmacia COF Huesca.

Farmacia Marro – Marrosalud

www.marrosalud.com

Un bronceado seguro y sin riesgos

Ahora que las vacaciones se acercan, os proponemos unos sencillos trucos para cuidarnos y poder conseguir un bronceado seguro y sin riesgos.

bronce1

Lo primero que tenemos que tener en cuenta cuando vamos a ir a la playa, a la piscina o al campo, es el estar bien hidratados, y para ello deberemos beber de dos a tres litros de agua diarios.

Tenemos que tener mucho cuidado y no tomar el sol en hora punta, que es la que va del 12 del mediodía a 4 de la tarde.

Debemos protegernos correctamente, sobre todo a los más pequeños ya que ellos tienen la piel mucho más sensible. Para saber cuál es nuestra capacidad de absorción de los rayos solares debemos conocer que fototipo tenemos.

Fototipo

Se conoce como fototipo a la capacidad que tiene la piel para asimilar las radiaciones solares, en función de una serie de variables referentes al físico como son el tipo y la pigmentación de la piel, el color del cabello natural o la propensión a las quemaduras o al bronceado.

Se establecen unas tipologías que permiten conocer qué tipo de piel tenemos en relación con su reacción a la exposición solar. Es muy importante saber de antemano cuál es nuestro fototipo, pues así podremos elegir de manera adecuada que factor de protección solar es el que necesitamos utilizar, así como las precauciones especiales que debemos guardar a la hora de tomar el sol, y el tiempo máximo que debemos exponernos.

prueba2

A estas alturas todos sabemos que tomar el sol es una inyección de energía y beneficios, siempre y cuando se tomen las debidas precauciones. A continuación te contamos algunos de sus beneficios:

  • Levanta el ánimo: A través de la radiación solar aumenta la producción de sustancias químicas cerebrales como la serotonina, un neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestar.
  • Fortalece los huesos: se debe a que el sol facilita la activación de la vitamina D que todos tenemos en el organismo, en la grasa concretamente, y esta ayuda a que el calcio se fije en los huesos.
  • Regula el sueño. Los rayos ultravioletas actúan como un potente café en el desayuno, impiden que el organismo produzca melatonina y por ello estamos más despiertos y con ganas de hacer cosas. El sueño en verano es más reparador y tenemos mayor sensación de descanso cada mañana.
  • Mejora el riego sanguíneo: El sol provoca una dilatación de los vasos sanguíneos superficiales y aumenta la circulación de la sangre, por lo que disminuye la presión arterial de la persona que está expuesta a él.
  • Te protege contra enfermedades: Activa la vitamina D, actúa como protectora frente al cáncer de colón. No recomiendan tomar suplementos de esta vitamina, pero si tomar el sol para activarla en el organismo.
  • Controla el colesterol: Los niveles de colesterol son menores en verano, en parte porque los rayos ultravioletas aceleran su metabolización y también porque en esta época tomamos menos grasas saturadas y más verduras, frutas y agua.
  • Mejora la piel: Los rayos solares ejercen un efecto terapéutico en personas que tienen afecciones en la piel, como psoriasis, debido a su efecto inmuno-regulador y antiinflamatorio. Además tiene propiedades anti infecciosas.

bronce2

Cómo podéis comprobar los beneficios del sol son múltiples, tomándose con precaución y sin excesos. Esperamos que esta información os sea de utilidad, y disfrutéis de unas maravillosas vacaciones consiguiendo un precioso bronceado.

Shanty Pardo Velilla

Peluquería Mixta Shanty´s

https://www.facebook.com/shanty.huesca

Bronceado responsable

Este mes os vamos a hablar sobre un tema muy muy importante y al que desgraciadamente no le prestamos la atención que debiera, o no sabemos como hacerlo: el bronceado responsable.

La exposición al sol sin protección provoca daños que se acumulan día a día en la piel que tiene efecto memoria, es decir, que el exceso de luz solar queda registrado sobre la piel y cuando se ha producido una quemadura en el cuerpo, con el paso del tiempo puede provocar el envejecimiento prematuro de la piel o dependiendo de la gravedad, causar distintas lesiones como manchas, alergias, cáncer… Por todo esto, lo mejor es prevenir estas situaciones utilizando protectores solares adecuados, y siguiendo una serie de pautas, como aplicarlos media hora antes de exponerse al sol, repitiendo la aplicación periódicamente y evitando las horas de máxima intensidad solar (entre las 12 y las 4 de la tarde).

Montaje1

Efectos del sol sobre la piel: El sol contribuye a mantener una buena salud, ya que aporta beneficios físicos y emocionales como activar la circulación, favorecer la síntesis de la vitamina D3, fortalecer los huesos o reforzar el sistema inmunológico. Asimismo, el sol influye en el estado de ánimo, ya que equilibra el sistema nervioso y ayuda a combatir la depresión.

Cómo se produce el bronceado: Al exponer la piel a los rayos solares, el cuerpo comienza a producir un pigmento, denominado melanina, que absorbe los rayos y hace que la piel adquiera un tono bronceado para protegerse del sol. Pero este mecanismo defensivo natural del organismo no es suficiente para contrarrestar los efectos nocivos de los dos tipos de rayos ultravioletas (UV) que alcanzan la superficie de la piel: los UVA, responsables de que la piel adquiera un tono bronceado, y los UVB, responsables del enrojecimiento.

¿Qué factor de protección necesita tu piel?

El Factor de Protección Solar (FPS) indica, mediante un número, el tiempo que se puede permanecer bajo el sol, antes de que aparezca el enrojecimiento previo a la quemadura. Por ejemplo, un factor 15, indica que se puede tomar el sol 15 veces más de lo que sería posible sin haber utilizado el protector.

Se distinguen seis tipos de piel, dependiendo de su resistencia al sol:

TIPO 1. Piel muy clara, ojos azules, pelirrojo y con pecas. Se quema siempre.  FPS total: 50.

TIPO 2. Piel clara, cabello rubio o pelirrojo y con pecas. Se quema con frecuencia. FPS: 30.

TIPO 3. Piel blanca. Se quema con moderación y se pigmenta. FPS: 15, como mínimo.

TIPO 4. Piel blanca o ligeramente oscura, cabello y ojos castaños o negros. Se pigmenta con facilidad y de forma rápida. Apenas se quema. FPS: entre 8 y 10.

TIPO 5. Piel oscura. Se quema raras veces y se broncea con rapidez e intensidad. Protección moderada mínima. FPS: entre 6 y 8.

TIPO 6. Piel negra. No se quema nunca y se broncea inmediatamente. FPS: entre 4 y 6.

montaje2

Si no te gusta tomar el sol o no quieres dañar tu piel, la alternativa perfecta para un resultado natural y sin sorpresas desagradable, es un bronceado de caña de azúcar o autobronceador en cabina. Este sistema realizado correctamente consigue broncearnos instantáneamente, sin riesgos ni largas sesiones de exposición, el resultado puede ser muy satisfactorio. La duración media es de 5/7 días y podemos realizarlo todas las veces que queramos.

Como siempre os decimos, déjate asesorar por especialistas de la estética, que conocen la piel y pueden adelantarse a posible efectos adversos.

Lara Acín Allué

Laysa Centro Estético.

http://esteticalaysa.com/

https://es-es.facebook.com/pages/LAYSA-CENTRO-EST%C3%89TICO/283123838373468