Felíz y “frutal” verano…

¡¡¡Felíz y “frutal” verano!!!

Si hablamos de tendencia, ahora que el verano se vuelve a comportar como tal, hablemos de fruta.

Fruta como alimento, como condimento, como herramienta, como fuente de inspiración, como estampado, como complemento, como objeto de decoración, como un sinfín de posibilidades, muy a nuestro alcance.

Así que todos los veranos me pongo en modo frutal y encuentro estímulos frutales por doquier:

Las fruterías con sus zumos y sus frutas coloridas, relucientes y bien colocaditas, hace que todo se resulte apetecible.

Los outfits imposibles que vagan por la red y que me encantaría lucir o ver más a menudo por nuestras calles, me impulsan a comprar algo parecido o darle un aire nuevo a algo que ya tengo.

Las manualidades  que podemos hacer utilizando la fruta como herramienta o como imagen para reproducir, me hacen pensar en fiestas y actividades que podemos hacer con amigos  y con niños de diferentes edades.

Cada vez que veo una prenda estampada, mi voz interior me dice “¡frutitas, frutitas frutitas….!”

Y es que veo que la gente hace cosas tan bonitas, que yo también caí rendida al poder de la sandía.

En verano apetece mucho zambullirse en el agua, y si las colchonetas siempre han estado de moda, ahora puedes encontrar muchas tan alucinantes como ésta.

 

Y aunque me enseñaron que con la comida no se juega, otro planazo frutal, puede ser improvisar o planear recetas.

Por un lado disfrutas preparándolo y por otro comiéndotelo e invitando a tus amigos.

Paraguas, bolsos, mochilas, collares, riñoneras, pendientes y todo lo que te puedas imaginar, toman la forma o el colorido de la fruta para animar nuestros días calurosos.

Conseguir objetos de decoración para darle una vuelta a los rincones más aburridos de nuestras casas, estudios, empresas y demás lugares, cada vez es más sencillo.

 

Si te gusta coger el pincel y experimentar, puedes empezar por las uñas, porque bien hechas,  son lo más. Si no tienes mucho pulso, te recomiendo que acudas a un profesional o algún amigo con destreza.

 

Puedes continuar pintando (o encargando para que te pinten) cuadros, muebles, puertas, paredes y si estás lanzado, hasta pintar la fachada entera de tu casa.

Me encantaría llegar a un pueblo en la que todas las casitas estuvieran inspiradas en frutas, a lo mejor ya existe, y si existe, me pregunto; ¿allí hará calor todo el tiempo?, porque bajo mi punto de vista, queda un poco raro vivir en una casa piña y que esté nevando.

Así que quiero vuestras opiniones, ¿lo frutal os parece totalmente estacional? o ¿no?

 

¡Os deseo un muy feliz y frutal verano!

Eva Naval – CARITA BONITA

www.caritabonita.com 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *